AutoClasicoAutoClasicoAutoClasico
Mercury Eight (1949-1951)

Mercury Eight (1949-1951)

Fue un coche que cautivó al público en películas, inspiró a los "personalizadores" y tentó a los hot-roads. Batman llegó a la escena del crimen en uno en la serie de 1949. James Dean condujo por las calles de Los Angeles en "Rebeldes sin causa." Y Sam Barris personalizó uno para Bob Hirohata que resultó ser uno de los trineos más famoso de todos los tiempos.

La marca Mercury, una marca Ford, nació en 1939 y sufrió una grave crisis de identidad de en su primera década. Edsel Ford esperaba que el Mercury cerrara la brecha de precios entre el Ford y Lincoln, ubicándolo a la par del Buick y Oldsmobile, aunque muchos sintieron que el Mercury no podía definir lo que quería. En su artículo de junio de The New York Times, "Mercury: Una marca sin causa", escribió Jerry Garrett: "la propia Ford nunca pareció completamente segura del concepto. En varias ocasiones, Mercury fue empujado como Ford bien vestido, otras veces, se comercializa como una ganga Lincoln" En 1945, Mercury dejó de ser una marca propia, uniendo fuerzas con Lincoln para crear la división Lincoln-Mercury. Ese mismo año, el Mercury ocho entró en desarrollo y sus ejecutivos cruzaron los dedos para que el público comprador finalmente asociara la confundida marca con Lincoln y no Ford.

El primer modelo Lincoln-Mercury, el El Mercury Eight, superó las expectativas de todos. El modelo emergió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el público estaba ansioso por conducir a casa en nuevos modelos después de un período de austeridad de cuatro años de guerra. En última instancia, el Eight no sólo la ayuda a Mercury a distinguirse de Ford, durante sus años de oro incluso eclipsó a la supermarca, llegando en sexto lugar en ventas nacionales en 1949 y repitiéndolo en 1951, vendiendo más de 301.000 unidades en su primer año.

Mercury 1950 Mercury 1950 Rebeldes sin causa Rebeldes sin causa con James Dean Mercury Batman Batman y su Mercury Sheriff - Disney Pixar Cars Sheriff - Disney Pixar Cars

¿Qué fue lo que el Mercury Eight hizo para ser una sensación instantánea? Para empezar, Lincoln-Mercury Eight tenía más poder en su motor V-8 cabeza plana de 361 pulgadas cúbicas que el motor regular de línea de los Fords. El motor lograba lo 110 caballos de fuerza y podía ir de cero a 60 millas en 10.2 segundos, apareciendo cada coche en el arsenal de Ford. El Eight Full-Size era más largo, más bajo, y más ancho que otros coches de la época. Y para un "Lincoln Junior", el Mercury estaba disponible a partir de poco menos de $2,000 dólares y a poco menos de $2,735 para aquellos que querían todos los lujos. La "bañera invertida", como nombraban los diseños de Ford, no era rival para las deliciosas curvas del Mercury Eight, que personalizadores pronto descubrieron que erantambién perfectas para mejorar su rendimiento.

Sam Barris enciende por primera vez el Mercury Eight con una transformación que cualquier amante de los coches de 1949 se hubiera sentido orgulloso de conducir, mostrando lo bien que el coche se prestaba a la modificación. "No fue sino hasta la década de 1950," Garrett explicó, "que la identidad de la marca comenzó a alejarse y establecerse con características y modelos únicos." El Mercury era tan fácilmente personalizable que fue la característica más atractiva para los conductores de los años cincuenta, aunque la mayoría prefirió el modelo '49, a pesar de los intentos de mejorar el diseño en 1950 y 1951. Impresionante detalles cromados y la transmisión automática opcional Merc-o-Matic de tres velocidades no fueron suficientes para derribar el Mercury Eight '49 de su pedestal.

Tal vez la cultura popular tuvo un poco que ver con el aumento de la popularidad del Eight '49. No sólo Robert Lowery condujo una versión stock del Mercury Eight durante 15 capítulos en la serie Batman y Robin de Columbia Pictures, James Dean tuvo las llaves de uno en la película de 1955, "Rebelde sin causa". Warner Bros lazó la película más de seis años después de que el Mercury Eight debutó cuando la industria buscaba compradores con trucos como plantas de fuerza nuevas y mejoradas, y los neumáticos sin cámara. Pero los aficionados al cine se identificaron mas viajar con el “chico buena onda”, que, junto a su chaqueta de cuero y el pelo peinado hacia atrás, seguía siendo el epítome de conducir con estilo. Mattel Hot Wheels rindió homenaje a los coches en 1990 con su versión Purple Passion, que es hoy en día casi como de colección.

A pesar de la popularidad de los modelos ’49 en comparación con otros modelos Eight, fue un Club Coupe 51 el que Barris Kustoms personalizó para Bob Hirohata en 1953. Sam Barris y su padre, George, modificaron por completo el Merc Hirohata, como se conoce hoy en día, recortando el techo, ampliando las polveras traseras, redondeando las esquinas de la cajuela y rediseñando la parrilla. Remplazaron el motor por un Cadillac V-8 enviando el "Mercillac" (como lo definía Hirohata) para trabajo de tapicería y pintura color verde. Hirohata recorrió la ruta 66 y ha ganado más de 180 trofeos. Más de 50 años después, el Merc Hirohata sigue siendo anunciado como uno de los mejores trabajos de personalización de todos los tiempos.

Lincoln-Mercury cesó la producción del Mercury Eight en 1951, varios años antes de que el coche realmente alcanzara su nivel máximo. Pero todavía se puede comprar una réplica de fibra de vidrio de la leyenda. Ya sea que tu seas un gran aficionado por los personalizados, quieres revivir tus días de "graser" o simplemente quieres estilo, el Mercury Eight es un coche distinto a los demás. Sólo escucha a la letra del éxito de 1993 de Alan Jackson "Mercury Blues": Bueno, si tuviera dinero / Te diré lo que yo haría / Iría al centro a comprar un Mercury o dos / loco por un Mercury / Señor Estoy loco por un Mercury / Voy a comprarme un Mercury / Y lo conduciré por todo el camino.

Fuente: American Classic Cars. Mercury Eight. Consultado el 28 de febrero de 2011 en http://americanclassicars.com/mercury-eight/

Mercury Eight (1949-1951) |
Comentarios y participaciones de nuestros socios
Esta página no tiene seguidores ni comentarios.
AutoClasico
Email: webmaster@autoclasico.com.mx
Monterrey México
OpcionesOpciones
  •  
Cerrar