¿Por qué 911?

Publicado el 9 de febrero de 2014
Seguir
Un seguidor
Enviar por correo

¿Por qué 911?

Cuando en la década de los 60 Ferry Porsche se planteó la necesidad de diseñar a un sucesor del mítico Tipo 356, probablemente no esperaba que su creación se volviera parte fundamental de la historia del automóvil.

Para Porsche el reto no era sencillo. El remplazo tendría que alcanzar o superar las 78 mil unidades vendidas del sobresaliente Tipo 356, además de incluir tecnología de punta y que resultara tan amplio como para acomodar una bolsa de golf en la cajuela. El desarrollo del auto no contempló adaptaciones de ningún tipo sobre el chasis o el bastidor del 356, iniciando desde cero el desarrollo del proyecto que obtuvo una denominación Tipo 901.

En términos comerciales, el riesgo que significó para la antigua Porsche KG (Kommanditgesellschaft o sociedad en comandita) este desarrollo fue la adquisición del suministrador Karosseriewerk Reutter & Co. Para echar a andar la producción, pues se hicieron cargo de los cerca de mil empleados respetando, además, su antigüedad, lo que podría haber puesto en riesgo el nacimiento de una leyenda. Sin embargo, el mérito de Ferry Porsche fue identificar el futuro exitoso del concepto 901 y no ceder en el intento.

En un principio, Porsche se orientó al ámbito numérico de las piezas de recambio de Volkswagen para denominar al nuevo modelo. Teniendo en cuenta una cooperación futura con VW, el Porsche necesitaba ser compatible en los ámbitos numéricos de esta empresa. Debido a que en Wolfsburg la serie 900 aún estaba libre, Zuffenhausen decidió denominar de seis cilindros 901 y la futura de cuatro cilindros 902.

El auto concepto fue presentado en el Autoshow de Frankfurt de 1963 con una gran aceptación de la audiencia calificada, aunque no fue sino hasta 1964 cuando se presentó la versión de producción. El plan original era lanzar el modelo durante el Salón Internacional del Automóvil de París, sin embargo, Porsche se llevó una desagradable sorpresa que a la postre se convertiría en el alma del deportivo. Después de fabrcar algunos modelos bajo la denominación 901 (82, para ser exactos), en octubre de ese año una protesta del fabricante francés Peugeot reclamaba una violación al derecho de propiedad intelectual con respecto al nombre 901. La firma demandaría la exclusividad de todas las denominaciones de tres cifras con un cero en medio ya que, según la francesa, venía ocupando dicha nomenclatura desde 1929. A Porsche no le quedó opción más que cambiar el nombre del vehículo a media fase de la producción.

Después de analizar varias propuestas, por ejemplo añadir la leyenda “GT”, finalmente, el 22 de noviembre de 1964, Ferry Porsche decidiría llamar al nuevo auto “Tipo 911”, La razón por la cual tomó esta determinación fue pragmática: todos los prospectos, listas de precios y manuales de instrucciones, así como la placa de características situada en la zaga y en la tapa de la guantera se encontraban ya en la fase final de preparación, de tal modo que la solución más fácil era utilizar una cifra ya existente dos veces, el “1”.

Fuente:
50 Años Del Nueveonce. Mexico: Automovil Panamericano, 2013. Biblioteca del Museo del Auto y del Transporte de Monterrey.
Comentarios y participaciones de nuestros socios
Esta página tiene un seguidor con 2 comentarios.
AutoClasico
Email: webmaster@autoclasico.com.mx
Monterrey México
OpcionesOpciones
  •  
Cerrar