GM Corvair, maravilla con motor trasero

Por Juan Manuel Escareño
Seguir
Un seguidor
Enviar por correo

GM Corvair, maravilla con motor trasero

General Motors se deleitaba en silencio con la introducción y aprobación rápida del Edsel de su más cercano rival Ford. La pequeña burla de GM muy pronto desapareció cuando Chevy desarrolló su propio perdedor.

El Corvair fue el punto de entrada en el altamente promocionado segmento de autos compactos a finales de 1956 y comienzos de los 60s. Y fue muy diferente a otros vehículos contemporáneos: su sistema de montaje posterior del motor refrigerado por aire fue la novedad, además de su excepcional bajo perfil, piso interior plano e inusual diseño general.

Al principio el Corvair logro un cierto éxito al superar la marca de un cuarto de millón de autos producidos en los primeros cuatro años, aunque las ventas cayeron sustancialmente en 1963 y continuaron decayendo hasta el último modelo de 1969. Hay que considerar el notable rendimiento para la naturaleza poco convencional y totalmente nueva del Corvair, al menos en sus primeros años, cuando se desató un gran interés y actividad de venta. Muy pronto un grupo leal de seguidores desarrollaron una amplia variedad de accesorios opcionales para mejorar el desempeño y estética diseñados para satisfacer la gran demanda de los exigentes entusiastas, pero no fue suficiente, por desgracia, para asegurar la supervivencia del auto.

El autor, que fue dueño de un 1960 Corvair 700 sedán y estuvo presente con el último Corvair, un Monza Coupe oro, que salió de la línea a mediados de mayo de 1969, ha experimentado nada más que el placer de una larga asociación con una de las mejores creaciones de Detroit de la post guerra.

El Corvair, desde un punto de vista puramente empresarial, nunca alcanzó comercialmente una postura aceptable. En otras palabras, fue rebasado por el Falcon en cifras de ventas. Sin embargo al compararlos eran vehículos totalmente diferentes.

El Corvair fue un auto para entusiastas y, en las manos correctas, haría maniobras de forma segura y con pie firme podría dejar a otros autos en apuros. Sin embargo, un novato podría meterse en problemas de forma inesperada. En contraste, las virtudes de manejo del Corvair, que tuvo muchas, fueron aplaudidas en la prensa de automovilismo.

A pesar de su buena maniobrabilidad y sus capacidades de desempeño, especialmente su comportamiento estable en la nieve y el lodo, el Corvair sucumbió a los rumores, juicios, de Ralph Nader "Inseguro a cualquier velocidad", la investigación de GM de Ralph Nader, la llegada del inmediatamente popular deportivo Mustang y una flagrante falta de interés social.

Durante su carrera de 10 años como deportivo compacto de GM, que queda como una exclusiva de chevrolet de todos los tiempos, el tan denostado Corvair tuvo varias temporadas buenas, subproductos interesantes, y uno de sus mejores años fue 1963. La edición '63, especialmente el Monza de mayor venta, fue sencillo en apariencia. Se utilizó el decorado más simple, manteniendo la integridad del auto en una línea básica y limpia. Aunque el modelo siguiente, el 1964, llegó con algunos cambios de ingeniería importantes, sobre todo mejoras en la suspensión y frenos, la versión '63 era en sí mismo una máquina ágil. No tenía errores en apariencia ni operación.

La producción del Corvair de 1963 fue de 254,571 autos, incluyendo 44,165 convertibles Monza, de acuerdo a la Sociedad Corvair de América (Corsa), P.O. Box 2488, Pensacola, Fla. 32503. In Addition, Corsa reportó 6,880 autos que fueron construidos en Canada incluyendo 693 Monzas convertibles. La línea Corvair fue también acreditada con 26,968 camionetas modelos 63, incluyendo Greenbriers Corvans y Rampsides.

Las dimensiones del Corvair eran de 180 pulgadas de largo, 66.4 pulgadas de ancho y 51.3 pulgadas de altura. Pesaba 2.525 libras y tenía una distancia entre ejes de 108 pulgadas. El motor de seis cilindros de base con pistones horizontalmente opuestos desplazado 145 pulgadas cúbicas con un diámetro y carrera de 3.43x2.60 pulgadas. Estaba clasificado en 80hp a 4.400 rpm. Su relación de compresión era 8.0:1.

Además del motor Turbo-Air estándar, el opcional Super-aire estaba clasificado en 102 caballos de fuerza y el motor de Monza Spyder, un turbo cargado, llegaba a una calificación de 150 caballos de fuerza. La opción Spyder, la cual también incluía ornamentación especial, estaba listado en $ 317. Otra opción, aire acondicionado, estaba disponible por $ 350.

El Monza Convertible 63, Modelo 967, tenía un precio base de venta de $ 2.481, por lo que fue el auto más caro de la línea.

Lo que mató al Corvair será un tema de continua controversia y conjeturas en los años venideros. Edward N. Cole, gerente general de Chevrolet durante el desarrollo y la introducción del Corvair, fue el espíritu que guiaba la pequeña máquina revolucionaria con su motor refrigerado por aire en la parte trasera. Estuvo, naturalmente, decepcionado del bajo rendimiento en ventas y su eventual desaparición en medio de un aluvión de gubernamental y de la crítica pública y el escepticismo de los consumidores Corvair.

Lo que comenzó con bombos y platillos e intenso interés público en el otoño de 1959 había terminado en la primavera de 1969 con un anuncio lacónico de General Motors y sólo un interés pasajero por parte del público. Uno de los coches más innovadores de la historia moderna se habían desvanecido, dejando tras de sí un récord de ventas sin brillo y unos mimos.

Fuente:
Robert Jay Stevens, "Corvair GMs rear-engined wonder", Cars and Parts Magazine, USA Septiembre 1981. Biblioteca del Museo del Auto y del Transporte de Monterrey.

GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
GM Corvair, maravilla con motor trasero |
Comentarios y participaciones de nuestros socios
Esta página tiene un seguidor, sin comentarios.
AutoClasico
Email: webmaster@autoclasico.com.mx
Monterrey México
OpcionesOpciones
  •  
Cerrar